fbpx

¿Cómo maridar con dulces típicos mexicanos?

Dale un giro a la tradición mexicana.

Y para seguir con la temática festiva del mes, hagamos un recorrido por los dulces típicos mexicanos.

Para ubicar un poco más el contexto, aunque en el México prehispánico sí había una especie de dulces, estos eran elaborados con miel (en ocasiones melipona), semillas y algunas frutas. Quizás uno de los más populares que ha subsistido es la alegría. Este dulce típico elaborado a base de amaranto y miel; que en la época prehispánica era también empleado en rituales ceremoniales. Pero no es sino hasta la llegada de los españoles que los dulces a los que ahora estamos acostumbrados hicieron su aparición, y esto se debe simplemente a que ellos fueron los que introdujeron los cultivos de caña de azúcar.  Los cuales encontraron un clima idóneo en zonas como Veracruz, Morelos y Nayarit. 

Y es justo por el siglo XVI que comienza la hermosa aventura de los dulces típicos mexicanos.  Como la mayoría de los productos, los dulces también corresponden a su entorno, utilizando ingredientes que se encuentren e la zona y que incluso en algunos casos pueden ser de temporada debido a algún ingrediente en específico (aunque con esta globalización cada vez es más raro responder a las temporadas, y suelen encontrarse ingredientes durante todo el año).

Nuestras recomendaciones para disfrutar de dulces típicos mexicanos

Frutas cristalizadas

Comencemos por la buena CDMX, aquí los dulces típicos suelen ser las frutas cristalizadas.  Estas se pueden encontrar casi con cualquier fruta; aunque  los más comunes suelen ser naranja, limón, higo, piña, pero también podemos encontrar verduras como son el caso de la calabaza, camote, chilacayote y hasta cactus como la biznaga con la que se hace el acitrón. Los más famosos son los del pueblo de San Gregorio Atlapulco, en la alcaldía de Xochimilco. 

Maridaje recomendado: Mezcal espadín. El de 400 Conejos es una buena opción.

Borrachitos

Todos hemos comido alguna vez en nuestra vida un borrachito, este peculiar dulce que es una especie de gomita elaborada con grenetina, fécula de maíz, diferentes se pueden encontrar con relleno de piña, fresa, rompope o naranja.  Aunque lo peculiar de este dulce no es su consistencia, sino el ingrediente que le da su nombre Borrachito, estamos hablando de ron o tequila, puede variar dependiendo la receta. 

Para los borrachitos te recomiendo que los acompañes con un ron Zacapa Amber en las rocas. 

Chongos Zamoranos

Pasemos al turno de Michoacán, pero más específicos a Zamora; lugar de nacimiento de los un poco incomprendidos chongos zamoranos. Este dulce conventual que se elabora a base de cuajo de leche, canela, vainilla y azúcar. Debo confesar que es uno de mis postres favoritos, ese rechinido que se hace en los dientes cuando los muerdes es delicioso.

Para los chongos, te recomiendo un Torres X o puedes aprovechar que por temporada esta Torres Winter Infusions. Una copa globo y estas listo para disfrutar.

Buñuelos

Entre los dulces típicos nacionales, este tiene un origen en el mediterráneo; pero como buenos mexicanos tragones; encontró un nuevo hogar e incluso adaptaciones por todo México. Estoy hablando del famoso e inigualable buñuelo, aunque este no tiene un origen netamente mexicano o de sincretismo, este si encontró paladar para ser adaptado en varias zonas del país. Existen varias versiones, pero en lo que concuerdan la mayoría de ellas es que llevan miel de piloncillo y canela, algunas más elaboradas les agregan frutas como guayaba o tejocote para darle un toque de acidez. Cuando este platillo llegó a México se freía normalmente en aceite de oliva, pero como aquí digamos que no había mucho y el que había era muy costoso; se adapto la receta para que fuese frito en manteca. Lo que le dio un plus, ya que gracias a esto ahora podía ser accesible a más gente. 

Para los buenos buñuelos, te recomiendo un Oporto Porto Ferrera Tawny. 

Cajeta

Este dulce, tienen un nombre u poco controversial para nuestros amigos sudamericanos, y estoy hablando de la cajeta. Esta dulce suele ser confundido con el dulce de leche que se realiza justamente en algunos países sudamericanos, pero hay una diferencia fundamental en México lo que conocemos como cajeta es al dulce de leche elaborado con leche de cabra, a diferencia de su contraparte sudamericana que es elaborado a base de leche de vaca. Este simple cambio de leche, le aporta más complejidad y notas de sabor, la podemos encontrar natural, envinada o incluso quemada. Su nombre se le atribuye a las pequeñas cajitas de madera en las que solía envasarse. 

Para un postre con cajeta, te recomiendo maridarlo con un cognac Courvoisier VS.

Rollo de guayaba

Y para cerrar con broche de oro, tenemos el rollo de guayaba que, aunque suele ser tradicional de muchas partes de México, hay unos muy cotizados que se elaboran en Talpa de Allende, Jalisco. Este dulce elaborado a base de guayaba, piloncillo, y un poco de limón, es una especie de pasta gomosita de sabor a guayaba muy intenso y de color café claro.  Dependiendo de su procedencia, es posible encontrarlo con glorias en su interior, o simplemente cajeta.

Para el rollo de guayaba te recomiendo un vino blanco espumoso Martini Prosecco.

Los postres   suelen ser muy fáciles de maridar ya que la idea es encontrar un destilado o licor, que nos ayude a dar balance ya sea reduciendo el dulzor para no empalagarnos a través de acidez o alcohol, o dándole un toque seco con destilados añejados en barrica.

Relacionado: Digestivos, y la forma perfecta de maridar tus postres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.