fbpx

Grasshopper, el digestivo perfecto

Un coctel siempre tiene un origen; algunas veces existen varias teorías de este y otras es muy específico. Tal es el caso del Grasshopper, un coctel nacido en Nueva Orleans pero con corazón francés.

El Grasshopper nació en el corazón de French Quarter, dicho lugar no solo se siente la influencia del país galo, sino también fue hogar de una numerosa colonia de inmigrantes franceses entre los siglos XIX y XX.

Entre estos inmigrantes se encontraba Guilliaume Tujague, quien abrió un restaurante llamado Tujague’s el cual se hizo muy popular en su época. En la barra de este lugar el barman era Philip Guichet quien fuera el creador del Grasshopper como un postre de sus menús.

El nombre de “saltamontes”, por su significado en español, se debe a su color verde, y no tardó en volverse popular en Nueva Orleans y Luisiana.

Su éxito creció cuando Guichet presentó el Grasshopper a un concurso de cócteles en Nueva York y aunque quedó en segundo lugar se volvió de las bebidas más populares de Estados Unidos.

Este famoso coctel verde es muy sencillo de preparar, ya que solo se trata de una mezcla de tres ingredientes, además tiene un delicioso sabor dulce que puede ser un buen postre o por el licor de menta como un buen digestivo, dos razones para tomarlo después de una buena comida.

Grasshopper

Ingredientes 

Preparación

  • En una coctelera con hielos coloca todos los ingredientes y agita fuertemente
  • Sirve la mezcla en una copa previamente enfriada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.