fbpx

Los bitters o amaros, llenos de personalidad para tus cocteles

La historia de los bitters es tan antigua como la vida misma, alguna de la evidencia más antigua refiere a la época de los faraones egipcios, donde se solían mezclar vino con hierbas aromáticas que la mayoría de las veces eran empleadas con fines medicinales.  Esta misma práctica se llevó a cabo en la edad media, donde el acceso a alcohol destilado coincidió con el renacer de la *farmacognosia, logrando así mayor disponibilidad de mezclas y remedios.

Aunque podría fácilmente confundirse con los licores, los bitters o amaros tienen una particularidad como bien lo menciona su nombre; el gusto principal de esta bebida debe tener un perfil predominantemente amargo a diferencia de los licores que sí pueden llegar a ser dulces. 

El desarrollo de estas bebidas se inició como respuesta medicinal a algunas enfermedades, tales el caso de la utilización de la corteza del árbol andino de Quina, que, aunque en el caso del agua quina no contiene alcohol como tal, si posee el gusto amargo. Como ya lo mencionamos en el artículo de la historia de la coctelería, los amargos (amaros o bitters) fueron mencionados como parte de los ingredientes de un coctel en los años 1800.  

Una de sus etapas más sobresalientes en la época de la prohibición en E.U.A., los amargos eran utilizados para enmascarar algún defecto en la calidad de los destilados. Logrando hacer el trago mucho más bebible y “saludable”.

En su más estricta definición los amargos son bebidas con un contenido alcohólico que ronda el 45% del volumen total, que ha sido infusionado con raíces o cortezas tales como: genciana, regaliz, angélica, canela, etc; flores: pétalos de rosa, geranios, violetas, lavanda; cáscaras de cítricos: limón persa, limón eureka, toronja, naranja, kumquat; hierbas: laurel, eneldo, citronela, eucalipto; frutas, etc.  Debido a la cantidad de alcohol y complejidad de su sabor, es difícil que los amaros sean tomados solos, realmente se piensan como un aderezo para las bebidas, que resalte o equilibre alguna parte del coctel volviéndolo más armónico. Aunque es preciso decir que todos los amaros pueden ser amargos, pero no todos los amargos pueden ser amaros. Los amaros además de ser mezclados e infusionados, estos se añejan en toneles o barricas, lo que les da un sabor más fortificado.

Existe una gran variedad de amargos en el mercado, pero los más populares son:

Peychaud’s bitter

Este fue desarrollado den 1830 por el boticario del mismo nombre Peychaud, este amargo, aunque es muy parecido al de Angostura, este tiene un perfil con un fondo más anisado y ligeras notas a menta.

Orange power

Ingredientes:

Preparación:

En un shaker sin hielo agregar todos los ingredientes y agitar vigorosamente, después agregar hielo y agitar. Colar y servir en una copa coctelera. Adornar con un zest de toronja o una flor de azahar.

Amargo wind4

Elaborado con corteza de angostura, este amargo es uno de lo más populares, debido a que se utiliza en diversos cocteles clásicos, con un característico sabor amargo debido a las cortezas que se emplean.

Boulevardier amargo

Preparación:

En un vaso old fashioned agregar hielo, el whisky, exprimir el twist de naranja sobre el whisky y agregar el Campari y el amargo Wind4. Revolver.

Fernet branca

Este amaro es elaborado a base de ruibarbo, mirra, manzanilla, cardamomo, orégano, azafrán, etc.) añejado en toneles de roble. Particularmente popular en Italia y Argentina, este amaro suele mezclarse con refresco de cola. Se dice que fue una respuesta al popular Jägermeister, elaborado en Italia por el boticario Fratelli Branca entre muchos otros.

Napoleón

Preparación:

En un shaker agregar hielo y todos los demás ingredientes, servir colado en un vaso old fashioned con hielos. Adornar con el twist de naranja.

Jägermeister

Este amargo pasó de ser una bebida que se le asociaba con gente mayor, a ser una de los principales en las fiestas universitarias. Elaborado con 56 botánicos y añejado en barricas de roble, este popular amargo alemán resulta ser un excelente digestivo o un boost para la fiesta.

Surfer Jäger

Preparación:

En un shaker con mucho hielo agregar todos los ingredientes, agitar vigorosamente y servir colando en una copa coctelera. Adornar con un riángulo de piña.

Campari

Su origen nos lleva a Italia, al café Campari donde se preparaba esta bebida, de alcohol medio y sabor amargo, a ciencia cierta se desconoce los ingredientes, por lo que su receta es un secreto que solo es revelado a los que lo elaboran. 

Negroni

Preparación

En un vaso old fashioned agregar hielos (grandes), el canpari, cinzano y la ginebra.  Agrgar la rodaja de naranja. En este también se puede quemar un poco del aceite de la cáscara de naranja al terminar.

Como podrás ver la versatilidad del uso de estos amargos y amaros es infinita, recuerda que la idea es que proporcionen balance al trago final y no tanto así como ser protagonistas.

*Farmacognosia: Ciencia que se encarga del estudio de las drogas y los principios activos de origen natural. 

Relacionado: Un amaro que rompió fronteras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.