fbpx

Jägermeister tiene tres nuevas presentaciones

Jägermeister ocupa el octavo puesto en el ranking de los premium spirits más vendidos del mundo, e innova con estas nuevas versiones. ¡Conócelas!

Fieles a su receta y a lo artesanal de su proceso de elaboración Jägermeister lanzó al mercado tres nuevas versiones de su licor de 56 hierbas.

Considerada una bebida de culto, Jägermeister ha destacado siempre como un producto fiel a sus orígenes. Un licor genuino, de sabores únicos y excelente calidad, comercializado actualmente en más de 120 países.

Foto: Flickr
Foto: Flickr

Jägermeister Coolpack: una presentación para llevar

Conservando la tipografía, imagen y colores de la marca, es la primera botella sin vidrio de la marca. Esta edición es elaborada con PET para acelerar el proceso de enfriamiento de la mezcla. Recordemos que el perfect serve de la marca es a -18º.

El diseño asemeja un bloque de hielo y su presentación de 350 ml resulta perfecta para transportar en cualquier mochila o hielera.

La idea de esta nueva presentación de Jägermeister fue presentada en 2016 en los reconocidos premios de diseño Red Dot Design donde obtuvo el máximo galardón, el Best of the Best.

Jägermeister Scharf: la versión caliente

Se trata de una nueva interpretación de la tradicional mezcla de 56 hierbas, con un sabor más picante. Y es justamente el picante que da el nombre “Scharf”, que en alemán significa caliente o picante.

Con dos grados menos de alcohol (33%) que el tradicional Jägermeister (35%), los creadores de este licor buscaron enaltecer los 5 sabores más representativos del licor alemán, particularmente la nota a jengibre.

Jägermeister Manifest: un Súper Premium

Se considera el primer Súper-Premium en el segmento de licores de hierbas. Xe trata de la tradicional mezcla de Jägermeister con un proceso de maduración más prolongado.

La mezcla elaborada a partir de la maceración de 56 ingredientes se almacena en barriles antiguos de roble. Ahí envejece durante 9 o 12 meses. Mientras tanto, el destilado de trigo se madura por separado por 15 meses para al final mezclarse.

Se trata de un proceso más detallado en cuanto al tratamiento de sus ingredientes, logrando notas ligeramente dulces a anís y fruta seca. Esta mezcla tiene un aroma sutilmente amargo y un sabor al paladar entre vainilla y roble de barril.

Su graduación alcohólica es de 38%, tres grados más en relación al tradicional Jägermeister y durante su primer año de lanzamiento la producción se limitó a  60.000 botellas.

Una vez más el enigmático mundo de Jägermeister sorprende con el imponente sabor de su marca y deja de manifiesto su lucha por seguir siendo uno de los licores más vendidos del mundo.

Nota relacionada: Jägermeister: Historia, leyenda y uno de los secretos mejor guardados de Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.