fbpx

Penicilina, un clásico moderno

Rápidamente se convirtió en

Más vale dejarlo claro desde el principio, no hablaremos de un medicamento alopático, pero sí de un auténtico “remedio” de la coctelería. Esta nota es sobre uno de los cocteles modernos más populares de las barras, y que hoy aprenderás a preparar en casa. Hoy hablaremos del coctel Penicilina, que tiene una mezcla de limón y miel que te recordará un remedio casero.

Nuestro coctel del día fue creado a mediados de los años 2000 por Sam Ross, quien fuera bartender del popular Milk & Honey de Nueva York. Su creación se convirtió rápidamente un clásico moderno de la coctelereía, y hoy lo puedes encontrar en cualquier barra del planeta.

La base del coctel es Blended Scotch, con limón y un jarabe de miel con jengibre, lo que da un toque dulce y amargo con el jengibre. Tanto el whisky como el jarabe logran encontrar un balance perfecto dentro de la bebida, que te dará toques dulces, ácidos y exquisitos. Lo que remata el trago es un toque ligero de scotch Islay, un whisky de toque ahumado, para llenarte de aromáticos increíbles trago a trago. Si no tienes a la mano un Islay, consigue un single malt con destellos “turbios” más aromáticos. También podrías compensar un poco reemplazando el Islay por dos golpes de bitters aromáticos.

Penicilina o “Penicilin”

Ingredientes:

  • 60 ml. de Whisky escocés, blended
  • 22 ml. de Jugo de limón fresco
  • 22 ml. de Jarabe de miel con jengibre
  • 8 ml. de Whisky escocés single malt de Islay

Preparación:

  1. Agrega el blended scotch, el jugo de limón y el jarabe dentro de un shaker con hielos. Déjalo bien shakeadito hasta que se enfríe por completo tu mezcla.
  2. Sirve colado en un vaso tipo rocas con hielo.
  3. Dale un toque final con el single malt.
  4. Puedes decorar con jengibre caramelizado o con piel de limón enroscada.

Relacionado: Waldorf, un elegante coctel de inspiración neoyorquina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.