fbpx

Uvas, sidra y champaña: rituales, costumbres y curiosidades de nochevieja

Hay de todo para recibir el año nuevo.

Un ritual es una serie de acciones realizadas por su carácter simbólico, que están basadas en alguna creencia y por las cuales se busca hacer más predecible la vida. En prácticamente todas las culturas existen ciertos rituales que se realizan, ya sea en la nochevieja o a las primeras horas del año entrante, quizás muchos sean tan diferentes a los que acostumbramos, que no les encontramos lógica. Pero, lo que sí es cierto, es que todos ellos están ideados para favorecer la fortuna en el amor, el dinero o la salud. 

Así como muchas de nuestras costumbres son parte del mestizaje, así también la de beber champaña o sidra y atragantarse con 12 uvas al sonido de las campanadas que anuncian la llegada del nuevo año. 

Origen de la tradición

Esta tradición empieza en Francia, donde las clases aristócratas celebraban con champaña y uvas; pero en este caso en específico no eran las 12 uvas de la suerte, sino que eran un simple acompañamiento al beber. Es así como los españoles adoptan esta costumbre de sus vecinos, los aristócratas españoles comienzan a beber champaña y acompañarlo de uvas al momento de celebrar.

A raíz de esta costumbre se dice que es muy posible que el ritual de comer las uvas y beber algún espumoso haya tenido su origen. No se sabe a ciencia cierta quién o cómo fue que comenzó, se tienen algunas ideas y hay ciertos documentos, pero nada que corrobore fidedignamente el quién o por qué; también se habla de que en 1909 en Alicante hubo un excedente de cosecha y los productores comenzaron con una estrategia de marketing a venderlas ya en paquetes de 12, argumentando que eran las uvas para la buena suerte.

Aunque este suceso es después de los registros de las fiestas, es muy posible que con ello el ritual se haya afianzado. También se dice que debido a las restricciones que se tenían en Madrid a beber en las calles, los madrileños solamente tenían permitido beber en la zona aledaña a la puerta del sol; lo que hizo que la bebida y las uvas se pudieran consumir juntas llegando el año nuevo.  Para el caso específico de México no se sabe bien a ciencia cierta si fueron los españoles o los franceses quienes trajeron esta tradición, lo que sí es seguro es que la adoptamos y rápido para la nochevieja. 

Algunos más quisquillosos con aquello de seguir los rituales al pie de la letra, dicen que es necesario comer las 12 uvas al sonar la primera campanada, que sean uvas verdes, que estás deben comerse con todo y rabillo, y además debes inclinarte de lado derecho para asegurar una buena fortuna en el año entrante.

Muchos esperan en nochevieja la llegada del año nuevo.

Y ahora como podrán darse cuenta la historia de la champaña está muy ligada a las uvas (haciendo de lado que está elaborada con ellas ¿no?), pero y entonces cómo es qué siempre ligamos a este vino espumoso a la celebración. Desde que se comenzó con su producción controlada la champaña contó con el favor de los aristócratas franceses, nada más basta ver, que era una de los invitados de honor de las fiestas de la marquesa de Pompadour: siendo tan solo 1800 botellas consumidas en una mascarada en el año 1739.

Este vino de color claro y miles de pequeñas burbujas chispeantes ha estado presente en muchos eventos, pero si de eventos importantes se trata, también es buscada para rituales más ceremoniosos como lo son los bautizos que en este caso podían ser tanto de personas como de barcos, se dice que puedes prescindir de un cura si cuentas con el agua bendita de la champaña para bendecir. El solo acto de abrir una botella es motivo muchas veces de celebración, el burbujeante líquido que suele rebasar las copas denota un tanto de abundancia y alegría.

Por lo que asociar a este vino burbujeante con el jubilo y el buen augurio, hace más obvio que sea parte del ritual de nochevieja, previo a la llegada del año nuevo.

Para el caso de la sidra, en México sí se guarda más para las fiestas decembrinas, son pocos o casi nulos realmente los eventos a los cuales se les suela acompañar con sidra, podríamos decir que raramente la consumimos. Pero cuando se trata de la época decembrina, en muchas ciudades del país, es muy común ver camionetas estacionadas con muchas botellas de sidra espumosa perfectamente acomodadas invitando a los compradores a llevarse un par, las luces de colores alumbran además una mesa con uvas listas para la celebración.  Esta es una opción más asequible, por lo que es una buena alternativa cuando de familias grandes se trata, además de que su sabor al ser del estilo dulce y espumoso, es más fácil de beber para la mayoría de los paladares, ya que además su contenido alcohólico suele ser menor a 7%. 

Estos rituales el de brindar con algún espumoso y comer uvas, no solo lo compartimos con España, sino también con algunos países latinoamericanos como Colombia, Ecuador, y Panamá. 

Algunos otros rituales más curiosos suelen ser:

  • El vestir algo nuevo o ropa interior de algún color: amarillo para el dinero, rojo para el amor y blanco para la salud.
  • Si se quiere viajar se debe sacar las maletas a la puerta o correr con ellas lo más rápido posible.
  • Para eliminar las “malas energías” se debe barrer de adentro hacia afuera, además de abrir todas las puertas y ventanas, para que esta circule y salga.
  • Para la abundancia tener una ovejita con semillas atrás de la puerta.
  • Si lo que buscas es un ascenso en tu trabajo, debes de subir escaleras.
  • Para la buena fortuna, se deben de cocinar lentejas, pero sólo se comerá unan cucharada.
Celebración de nochevieja

Recomendaciones de champaña para nochevieja

Como recomendaciones para el caso de la champaña podemos tomar en cuenta esta tabla:

Ultra brut, extra brut, brut zero, brut nature y brut savage.Son todas aquellas a las cuales no se les ha agregado azúcar.
BrutMenos de 1.5% azúcar, sensación de menor acidez.
Extra DryExtra seco, hasta un 2% de azúcar
DrySeco, contiene 4% de azúcar
Demi SecSemi seco, contiene hasta un 8% azúcar.
Soux Dulce, contiene hasta un 10% de azúcar.

En el caso de las sidras la variedad en México suele ser limitada, por lo que por lo general se encuentran sidras dulces de carbonatación forzada o en el mejor de los casos achampañadas. 

La cantidad de rituales que existe para la nochevieja es ilimitada. Lo importante aquí es poder disfrutar de este día y dejar atrás las preocupaciones, sobre todo en un año tan peculiar como lo fue este 2020. 

Relacionado: Coctelería con sidra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.