fbpx

Tequila Loco: un tequila de terruño, único en su tipo

Tequila Loco surge de un sueño de otorgarle a la bebida mexicana llevarla con orgullo con alta calidad con el cuidado que se merece. Sus productores no se conforman con seguir las técnicas ancestrales; no es crear nuevos procesos, tomar lo mejor de los procesos artesanales, imprimir innovación para llegar modernidad.

Te presentamos las dos variedades que ofrece esta marca de tequila premium.

Tequila Loco, blanco

Un tequila blanco de abolengo con un proceso artesanal único. Poderoso y dinámico; es el balance perfecto entre carácter y estilo. Cada botella está numerada y se entrega en un estuche único con diseño del artista Jan Hendrix.

Cuerpo y color: Se distingue por su transparencia, limpieza y claridad, con finos destellos que recuerdan al brillo del cristal fino.

Aroma: Con notas de agave fresco, pimiento verde, romero y albahaca frescos. Añade toque frutales de mieles dulces de agave cocido, peras y manzanas en compota, toques cítricos de lima y limón verde.

En boca: Cuerpo cremoso y bien estructurado en donde se confirman las notas aromáticas. Sabores dulces del agave y una notable mineralidad casi salina. Las sensaciones sedosas y aterciopeladas dejan un retrogusto que tiene duración media a larga.

Disponible en este enlace.

Tequila Loco, Puro Corazón

Un tequila puro, elegante y refinado. Se separa gota a gota la esencia más pura del tequila, sólo el corazón de la destilación, lo más puro y fino. Esto lo hace verdaderamente raro y escaso. Cada botella está numerada y se entrega en un estuche único con diseño del artista Jan Hendrix.

Cuerpo y color: Se distingue por su transparencia, limpieza y claridad; con finos destellos que recuerdan al brillo de los diamantes y otras piedras preciosas.

Aroma: Expresión sumamente fresca, con notas de menta y eucalipto que se combinan con el perfil herbáceo del agave fresco, seguidos por notas distintivas del agave cocido y sus mieles dulces que recuerdan a las melazas, piloncillo y dulce de calabaza. Se distinguen sutiles notas cítricas de limón verde y flor de limón y finalmente notas minerales, como de tierra mojada o de lluvia recién caída.

En boca: Se percibe un cuerpo ligero y armónico, muy suave y fácil de degustar, en donde de manera muy bien Integrada y balanceada, se expresan todos los hallazgos aromáticos junto con los sabores dulces del agave y una mineralidad casi salina. Las sensaciones sedosas y aterciopeladas del destilado se acompañan de una muy notable frescura cítrica y herbal; y una sutil pungencia en un retrogusto que tiene duración media.

Adquiere en línea.

Relacionado: Tequila blanco, la expresión más pura del tequila.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.