fbpx

El sacacorchos: Una herramienta indispensable

Los principales tipos de sacacorchos que te ayudarán a dejar de pelearte con tus botellas

Un elemento que no puede faltar en la casa de cualquier “Wine lover” es un sacacorchos, existen de diferentes materiales y diseños de acuerdo con los gustos de cada consumidor.

Conocer las características y utilización de cada uno te permitirá elegir el que más se adecua a tus preferencias. Recuerda que el ritual del descorche implica mantener intactas las características del líquido.

Un poco de historia

Con la necesidad de los marinos ingleses de transportar el vino en botellas de vidrio en el siglo XVII, surge la necesidad de abrir las mismas de manera sencilla y sin alterar la mezcla, de ahí la creación de este utensilio. Su primera aparición data en el Tratado de la Sidra de 1676, donde lo describen como un tornillo clavado en los tapones de las botellas.

Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XVIII cuando se inscribió la primera patente en Gran Bretaña. El encargado de registrarla fue Samuel Hensall, quien describió a la herramienta como un tornillo sujeto a un trozo de madera en forma de T.

Este no fue un diseño definitivo y existen más de 350 diseños registrados como sacacorchos en todo el mundo.

Tipos, formas y usos

En forma de T

Registrado en el siglo XVIII, es el más simple de todos aunque no resulta sencillo a la hora de ser utilizado por principiantes.

Su uso consiste en enroscar el espiral metálico en el corcho y extraerlo a base de fuerza a pulso y sin ningún punto de apoyo.

De palanca

Conocido también como sacacorchos de camarero, fue patentado por el alemán, Carl Wienke a finales del siglo XIX, es conocido también como sacacorchos de dos tiempos.

Su uso y tamaño es ideal para transportarlo. El diseño incluye un punto de apoyo de metal que al hacer palanca entre la botella, y la herramienta permite la extracción del corcho de manera fácil y sencilla.

Con alas

Patentado en 1930 por Dominick Rosati, su utilización es sencilla porque no implica fuerza o alguna habilidad especial.

La rosca de la parte de abajo embona  con la boca de la botella,  al girar el mecanismo de la parte de arriba el espiral se coloca justo al centro del corcho, colocando los brazos laterales hacia arriba, al bajarlos el corcho sale con facilidad, sin necesidad de aplicar fuerza.

De láminas

Utilizado para descorchar botellas de guardas y reservas especiales, se trata de uno de los diseños más complejos y que requiere de mayor habilidad a la hora de utilizarlo.

El mecanismo consiste en dos láminas delgadas y de distinto tamaño introducidas entre el corcho y el cuello de la botella, ambas abrazan el corcho sin dañarlo para que se extraiga lentamente.

Es la única herramienta que permite tener un corcho sin alteraciones.

De rosca

Perfecto para principiantes, tiene una rosca que embona con el cuello de la botella y una manivela en la parte superior que al girarla introduce el espiral al centro del corcho para que al girar en sentido contrario el corcho salga.

Permite una extracción segura y limpia.

Eléctrico

Es un mecanismo que funciona con pilas o una batería, basta con introducir la pieza dentro del corcho y pulsar un botón para que este saque el corcho con gran facilidad, sin necesidad de un esfuerzo mayor.

De aire comprimido

Se trata de un mecanismo poco recomendado por los especialistas, ya que al inyectar aire en la botella se pueden alterar las propiedades del líquido.

Su utilización consiste en clavar la aguja en el corcho y bombear el aire con el mango hasta completar la extracción.

Estos son algunos de los que podríamos tener en casa, existen algunos otros llamados sacacorchos de pared que son utilizados en los bares y restaurantes para abrir botellas con facilidad.

Cuéntanos cuál tienes en casa y cuál te gustaría aprender a utilizar como wine lover. Y recuerda que los mejores vinos los puedes encontrar aquí.

Nota relacionada: Regalos ideales y exquisitos para un amante del vino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.