fbpx

Pizza y vino… ¡La mejor combinación!

Deja los refrescos para otra ocasión, combina tu siguiente pizza con un rico vino.

Aunque podría parecer una simple comida rápida, la pizza realmente puede llegar a ser un platillo bastante más complejo. 

Basta con pensar simplemente en la masa, empezando desde ese sencillo, pero importante ingrediente base, hay muchísimos tipos; desde la tradicional masa super delgadita y crujiente, hasta la no tan conocida deep-dish, que es una masa gruesa que está diseñada para albergar una deliciosa y obscena cantidad de queso.

Entonces, ya con solo este ingrediente podemos corroborar que un vino puede ser una buena opción de maridaje. El trigo y la vid son de esas parejas que empezaron su relación hace mucho y siguen cosechando éxitos. 

Después pensemos en la salsa, ahora sí que no es una salsa cualquiera, cada familia o restaurante tiene su salsa especial de tomate, aunque para los italianos más tradicionales o puristas, el vino tinto no va tan bien como un vino blanco con los tomates. Para paladares un poco más rebuscados, como el del mexicano, sí puede llegar a funcionar un vino tinto. Solo es cuestión de recordar que la idea fundamental de un maridaje es encontrar una bebida que ayude a realzar los sabores de la comida o viceversa, nunca a contraponerlos.

Nebbiolo y pizza

Nuestra primera sugerencia será con una cepa Nebbiolo, esta uva procedente de Piamonte, Italia. Su característica principal son su acidez y taninos. Entonces con esto en mente, qué tipo de pizza maridaría bien, bueno veamos:

*Pizza de prosciutto y arúgula:  Esta pizza suele ser ligeramente grasosa debido al conjunto de la grasa del mismo prosciutto y el queso, por lo que un vino con alta acidez y taninos como lo es un nebbiolo como el de Tierra de ángeles, sería un buen maridaje.

*Pizza de fresas y Nutella: Como me encanta la idea de lo umami, o savory como dicen los vecinos del norte, un nebbiolo puede ser un gran maridaje, ya que las fresas proporcionaran un poco de dulzor y frescura al bocado, redondeando con el dulzor de las avellanas en la nutella. Una buena forma de cerrar una comida.

Encuentra aquí Cordus Nebbiolo.

Con vino blanco

La segunda sugerencia será con un vino blanco, en este caso un Chardonnay; una de las uvas más conocidas y consumidas a nivel mundial. A pesar de ser una uva de la región de Borgoña, esta pequeña cepa se abrió camino al nuevo mundo y es una de las que más se producen en América.  Esta cepa se caracteriza por tener un abanico muy amplio de sabores frutales tales como la pera, manzana o lychee. Lo que lo hace un vino ideal para maridar con quesos como el de cabra o queso azul. 

*Pizza de queso azul y pera: Esta es una de las pizzas que justamente cae en micategoría de savory, ya que no deja de ser dulce pero intensa y salada a la vez por el queso obviamente, además que en ocasiones suelen incluirle tocino. Lo que le da un toque aun más de intensidad.  Te recomendamos el Chardonnay de Tierra de Ángeles o el de Casa Santo Tomás.  Cualquiera de los dos hará un excelente papel en esta obra llamada maridaje.

*Pizza de manzana y caramelo: Por aquello de que amo maridar postres, esta combinación es un match hecho en el cielo. El sabor ligeramente grasosito de la mantequilla y el caramelo conjugados con el frescor y las notas de manzana del vino, hacen que este maridaje sea más que perfecto.

Pizza y vino rosado

Para el caso de los vinos rosados, lo ideal es que sea un vino rosado seco. Para que realmente se puedan apreciar ambos alimentos y disfrutar mejor. En este caso te recomendamos dos que pueden funcionar muy bien en un maridaje: por un lado esta vino rosado espumoso André o Lobito de mar Brut Rosé. No te espantes, recuerda que las burbujas ya sean en un refresco, una cerveza o un vino; siempre servirán para limpiar el paladar y te ayudarán a disfrutar como la primera vez el siguiente bocado.

Pizza

*Pizza de higo, queso de cabra y miel: Siguiendo la línea de las pizzas savory, está pizza sigue estando entre la delgada línea de comida salada o postre.  El vino rosado y las burbujas con el toque seco, ayudarán perfecto a limpiar el paladar y disfrutar los bocados. 

*Pizza de leche condensada, plátano y frutos rojos: Esta es un pecado hecho postre, una especie de pie que no termina por serlo y que en su caso es una pizza dulce, que marida muy bien con un vino rosado ya que además de mitigar el dulzor las burbujas nos ayudan a realzar los sabores de los frutos rojos, haciendo los bocados aun más intensos y frutales, sin empalagar.

Aquí tienes una excelente selección de vinos rosados.

Obviamente hay muchas más combinaciones, que incluso pueden llegar a ser más convencionales como una pizza de salami, o una de verduras, una clásica margarita que incluso con un vino rosado podría quedar muy bien, y bueno si te preguntas la pizza hawaiana con qué vino maridaría bien, tenemos dos opciones puede ser un vino blanco que no sea tan joven o un rosado con final seco. 

Así que aprovecha el frío y consiéntete con una rica pizza acompañada de un vino para calentar el alma.

Relacionado: Vinos suaves para el precopeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.